La boca del Ogro

grafico-ogroCristian Fabbiani tiene dos grandes problemas, reconocibles, de esos que mellan el rendimiento: el primero es el poco apego a la disciplina diaria de entrenamientos y cuidados personales, que últimamente parecía haber reaparecido con el trabajo especial para bajar de peso que comenzaba a mostrar sus resultados. El segundo, y no menos importante, es su boca.

El fútbol argentino esta plagado de bocones. Están los que hablan antes de los partidos pero después en la cancha sostienen sus palabras con el juego, y luego están los que abusan de los micrófonos en la previa, pero después, a la hora de los bifes, desaparecen, erran todo lo que pueden, se fastidian y después del partido vuelven a usar los micrófonos para defender lo indefendible. En estas últimas semanas, el Ogro pertenece al segundo grupo.

Muchos se encargaron de hacérselo saber después del Superclásico, pero, ¿realmente toda la culpa es de él? No. Los propios dirigentes de River sabían lo que hacían cuando adquirieron un jugador de una calidad, casi tan grande como su ego. El propio Gorosito declaró, cuando Fabbiani todavía jugaba relativamente bien, que había que “dejarlo salir, porque si no cuándo lo iba a hacer”. Los hinchas riverplatenses festejaron las gracias del Ogro poniéndose caretas de Shrek, y aplaudiendo todo lo que hacía el delantero. Los propios compañeros, se mostraban contentos porque con sus actitudes y el ensañamiento de los hinchas rivales contra él, absorbían la presión de un equipo, que el semestre pasado había hecho la peor campaña de su historia.

Pero ahora, el irregular andar de River en la Libertadores y el torneo local está empezando a dar vuelta la tortilla: los compañeros y el entrenador piden que se calle, las viejas glorias del club piden que se entrene y se ponga bien físicamente y los hinchas están empezando a cambiar las caretas por los murmullos, como claro ejemplo del resultadismo que regentea el fútbol en nuestro país.

Fabbiani es un gran jugador, con el potencial necesario para sacar a este River adelante en este momento complicado, pero dependerá de él y de su actitud. Mientras tanto, es hora de que los actores de esta novela se den cuenta que el problema, nunca fue del Ogro ni su boca. El problema siempre fue de River.

Anuncios

2 comentarios

  1. Fabbiani es un payaso que se cree importante y por lo único que trascendió hasta ahora es por lo extrafutbolístico porque, dentro de una cancha, mostró bastante poco. Si bien potencialmente es un buen jugador, queda en eso, en lo que podría ser. Fabbiani se transformó en un mediático más que en un futbolista. Tal como hacen los gatos de la tele (varios estuvieron con él) se dedica a pasar de programa en programa de tv para “agitar” y ser tapa de los paupérrimos y cada vez menos deportivos envíos televisivos.

  2. HOLIS!! YO SOY DE RIVER Y BANCO A LOS JUGADORES A MUERTE. YA VAN ALLEGAR LOS GOLES DEL GORDO. AGUANTE RIVER Y LOS 14 DEL TABLON….. RIVER T AMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: