Boca afuera de la Copa

Perdió Boca y chau Copa Libertadores. El conjunto del (por ahora) DT Carlos Ischia fue derrotado en la mismísima Bombonera por Defensor Sporting de Uruguay por 1 a 0. Con casi dos meses de competencia por delante, ninguno de los 5 grandes del fútbol argentino pelea por nada.

Riquelme fue intrascendente

Riquelme fue intrascendente

Hermosa noche en el Alberto J. Armando. Ideal para los hinchas bosteros. Boca jugaba por la Copa mientras que en la cancha de los primos miles de quinceañeras deliraban con los Jonas Brothers, pero… Parecía una típica noche de Boca en la Copa. Las tribunas llenas, la gente cantando y gritando, el equipo que en los primeros 15 minutos demostró una clara superioridad sobre el rival… pero no. Ischia apostó por los hombres de más experiencia, los que año a año demostraron tener el temple y el juego para llevar al Xeneize a lo más alto. Pero una vez más, a Boca le faltó juego, le faltó claridad, y le faltó la punzada final.

Defensor se plantó con un 4-4-2 bien definido, con los volantes presionando a Riquelme y al Pochi Chávez cada vez que tocaban la pelota. Así, Vargas se hizo el eje del ataque de Boca. Palacio desbordó un par de veces por derecha, pero luego se apagó, bien tomado por los laterales uruguayos. Aunque no llegaba con mucha claridad, Boca era más. Chávez, Vargas y Palermo tuvieron el gol, pero fallaron en la definición.  Los de Da Silva trataban de tocar la pelota cada vez que la tenían, pero no llegaban en profundidad. Hasta que a los 27, una contra de los orientales terminó con el gol de de Souza, luego de un mal cierre de Forlín: 1 a 0 para Defensor, y todos atrás. Boca tuvo la más clara para empatar a los 42 en la cabeza de Battaglia, pero el arquero Silva le sacó un cabezazo a quemarropa.

Fracaso de Boca en la Copa

Fracaso de Boca en la Copa

Ischia no hizo variantes en el descanso, pero pareció como que tuvieron una charla bastante movidita, ya que Boca salió con todo en el segundo tiempo… Pero todo el entusiasmo se desvaneció en 5 minutos. Defensor estaba bien metido atrás y salía de contra, lo que complicaba a los laterales de Boca que subían permanentemente al ataque. A los 15, Ischia sepultó las chances de Boca. Otro cambio inentendible del (ojalá ex) DT del xeneize. Figueroa y Gaitán por Chávez y Morel. Si antes se jugaba al pelotazo a Palermo, ahora con el Titán y Figueroa era tres pelotazos por 2 pesos. El único que intentaba jugar siempre era Vargas, un verdadero león que metió, corrió y jugó como para que le renueven el contrato no por 3 años como pide, sino de por vida y con el sueldo más alto. Corre por él y por todos los otros que no lo hacen (teléfono Riquelme).

Para que Boca diera aun más lástima, el ayudante de campo Carlos Ischia decidió poner a Gracián por Battaglia. Logró lo que los uruguayos más querían: que Boca juegue al toquecito intrascendente en mitad de cancha y, encima,  se quedó sin recuperación. Cada vez que la tenían los uruguayos, a Boca le costaba horrores conseguirla. En todo el segundo tiempo, Boca apenas tuvo un par de chances para empatar, pero ninguna clara y todas bien resueltas por el arquero Silva, la figura del partido junto con Vargas.

Otro fracaso de Boca con Ischia que, se supone, le costará el asiento en el banco de suplentes. Como dato de color, Boca no perdía por Copa en la Bombonera desde 2003…

 

Las fotos son de clarin.com

Anuncios

Una respuesta

  1. Nobleza obliga, debo aclarar que hay un grande que aun pelea por algo. ¿Huracán? No, un grande en serio. Racing, que pelea por no descender…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: