En deuda con el fútbol

El Muñeco la clavó en el ángulo

El Muñeco la clavó en el ángulo

Otra vez un Superclásico que decepciona. Otra vez un River –Boca, con un empate como resultado final. Tal como ocurriera hace aproximadamente 6 meses atrás, pero en el Monumental, River y Boca igualaron 1 a 1 con goles de Gallardo, con un magistral tiro libre (como hace 6 meses), y Palermo, con un sablazo del borde del área (como hace 6 meses).

El partido no fue malo, fue tosco. Iban llegando como podían al área, dejando en deuda, una vez más, a todos los hinchas que guardaban las expectativas de ver un buen partido. De todas maneras, en la suma de los hechos, se puede pensar que River fue un poco más, apenas, por todo lo hecho en el primer tiempo: tuvo el gol, el penal atajado por Abbondanzieri, una de Nico Domingo que pasó muy cerquita ni bien arrancado el partido y la de Abelairas a las manos del Pato. Mientras tanto, Boca fue un tibio intento de algo, porque eso fútbol no era: con un Riquelme desconectado del equipo gracias a la muy buena marca de Almeyda, Palermo sin recibir en el área, con Insúa que iba pero chocaba siempre y con un Ibarra cuyo físico le esta pidiendo el pase a retiro, trataba de acercarse a los tumbos al área de River. Pero lo más claro que tuvo fue un tiro de afuera de Rosada que paso a un metro del palo izquierdo de Vega.

River lo pudo liquidar, tuvo en sus manos la posibilidad de bajarle la persiana al Superclásico al promediar el primer tiempo, pero desaprovechó todas las chances que tuvo. Y aquí bien podríamos deformar el conocido refrán y decir que no se debe dejar para el segundo tiempo, lo que se puede hacer en el primero, principalmente porque en el fútbol todo puede pasar y los Millonarios se encontraron al minuto con un Villagra que se hacía amonestar por segunda vez en el partido, y se quedaba con diez para todo el complemento. Boca, que venía golpeado y en desventaja, supo ver la oportunidad que se generaba por la zona izquierda de la línea de fondo de la Banda, y allí mando a Gaitán, uno de los mejores en el Xeneize, quien comenzó a causar estragos en la débil defensa de River. Incluso encontró oportunidad en la expulsión de Cáceres y se quedó con una línea de tres mentirosa en el fondo. Así River fue retrocediendo en el campo, ya sin Gallardo, y Boca creció en nivel y en peligro para el arco de Vega

El Titán metió su 8º gol oficial a River

El Titán metió su 8º gol oficial a River

Así Boca llegó al gol, con la segunda pelota peligrosa que tocaba Riquelme (la primera fue un tiro libre que paso cerca), puso un taco para la aparición de Palermo y el 1-1 final que se venía oliendo desde hacía rato. Siguió yendo Boca y lo pudo liquidar con un sorpresivo tiro libre de Román y un mano a mano de Gaitán que justo cerró Domingo, pero así y todo dio la sensación de ser menos claro y punzante que River en la primera mitad. Incluso en el complemento la más clara, sin contar el gol de Palermo, fue de River, con Abelairas acertándole al palo de Abbondanzieri.

Para el olvido queda el arbitraje de Saúl Laverni, cuyo debut en el Superclásico, lejos estuvo de ser bueno: se comió las dos manos de Buonanotte previo al penal que le comete Monzón (fue penal), Abbondanzieri se adelanto un metro y medio al detenerle el tiro a Ortega, y para coronarla, compro la actuación de Guillermo Barros Schelotto Ortega y expulsó a Cáceres.

Fue empate, sin mayores merecimientos para uno u otro. Aburrieron por momentos y por otros, muy pocos, intentaron entretener. Así pusieron punto final a los Superclásicos cosecha 2009, dejando un pobre empate, de señas particulares idénticas al del torneo anterior.

Nuevamente, quedan en deuda.

Los Top de la Fecha 10

Las fotos son de Cancha Llena

Anuncios

5 comentarios

  1. […] Original post: En deuda con el fútbol « Siga Siga […]

  2. Cada vez se parece más a lo que era el clasico rosarino tiempo atras

  3. No me sorprende lo visto ayer. Históricamente River jugó mejor que Boca en los supercásicos pero así mismo históricamente fue Boca el que se llevó más veces la sonrisa en el rostro. Y en este partido no fue la excepción. Es cierto, fue una tibia mueca de satisfacción, pero como hincha debo decir que disfruté observar el temor gallináceo de los últimos minutos de que le metan el segundo…

    Saludo la objetividad del valioso equipo periodístico que hace Siga-siga (ya saben por qué se los digo)

    Abrazo,

  4. Es verdad Mario. Encima me deprimí mucho con el superclásico, sobre todo después de ver el Liverpool-Manchester qu jugaron al medio día.

    Dani, igual lejos estamos de esos partidos de los ’90 donde sobraban emociones, como el 3-2 del nucazo de Guerra, o mismo el 3-3 donde River remontó un 0-3. Que partidos!. Gracias por pasar y por los elogios. Abrazo!

  5. Este clásico fue une reberenda cagada. Por lo menos en los Central´Newell´s se matan a patadas. Acá nada. Ni eso. Un clásico realmente triste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: