Hay que aprender de España

argespres

1113309

Los espñoles festejan el primero de Xabi Alonso

Otra demostración del negro presente futbolístico de la Selección Argentina. Fue injusto el resultado: España no supo aprovechar la holgadísima diferencia entre ambos equipos que quedó plasmada, sobre todo, durante los primeros 45. Argentina sigue siendo un conjunto de individualidades, que pareciera no tener ningún objetivo en común y hoy se vio superada claramente por otro equipo que tiene un plan, una idea de juego y un objetivo claro de cara al Mundial.

El primer tiempo fue todo de España. Mostró ese dominio del balón y velocidad en el toque de primera que le valió conquistar la Euro en 2008, dejando a la Selección Argentina como conitos pintados de celeste y blanco: cada vez que se juntaban Iniesta, Xavi y Silva, en tres toques llegaban al área albiceleste desparramando a cualquier jugador argentino que se cruzara en el camino. Trabajo y paciencia para romper la frágil y lenta defensa de la Selección, que tardó exactamente 15 minutos en abrirse. David Silva le dio al arco después de la enésima seguidilla de toques a la que Argentina marcaba saliendo uno por uno, Romero no pudo retener, Ansaldi tardó un tiempo más en reaccionar y Xabi Alonso rompió el arco vacío.
Argentina jugaba un tiempo más lenta que España: en cada intento albiceleste por avanzar, dos españoles presionaban y recuperaban. El mediocampo no retenía la pelota y no paraba a nadie. Messi caminaba la cancha (tampoco le llegaba la pelota) y el Pipita estaba abandonado en la delantera. Y así España se regodeaba de su velocidad para tocar de primera y avanzar en bloque. En cada ataque español, llegaban los cuatro mediocampistas al borde del área, más los dos marcadores de punta. Vaya paradoja: España con un solo punta y generó muchísimo más peligro que Argentina, cuando Maradona empieza a tirar delanteros a la cancha.
Así no tardó mucho en llegar la impotencia argentina: ante la pasividad del árbitro, los jugadores argentinos ajusticiaban a cuanto español osaba tocar la pelota de primera (Iniesta fue uno de los que más recibió). España le agregaba chiches y moños a cada jugada y así se perdía una ras otras las oportunidades de aumentar el marcador, pero estaba claro que la primera mitad era un baile que no se reflejaba en el marcador.

1113454

Argentina recurrió demasiado al juego brusco

Para el segundo tiempo, España levantó el pié del acelerador y Argentina se aflojó el nudo de la horca un poco, lo que le permitió adelantarse un poco más en el campo e intentar cortar el circuito que armaban los dos Xavis, Iniesta y Silva. Sin una idea clara de juego y abusando del pelotazo, la Selección empezó a encontrar espacios a las espaldas de la defensa española. Así el Pipita ganó un par de veces gracias a velocidad y fuerza, pero no logró concretar las chances. Y a los 15 minutos, Argentina aprovecho las falencias del árbitro irlandés, Adam Kelly, que no dio un claro penal de Gago a Iniesta, y en la jugada siguiente otorgó uno dudoso de Albiol a Maxi Rodríguez. Messi se encargó de sacar de la foto a Casillas y la Selección llegaba a un empate totalmente inmerecido.
Pero Argentina, luego del gol, se empeño en hacer justicia en el marcador y retrocedió ante los embates de la Furia, que se vio herida luego del empate. Así luego de una serie de rebotes en el área, Demichelis salió con las manos arribas, para que el árbitro marcara el penal y Xabi Alonso lo cambiara por gol. Poco quedó en el partido después de esta nueva desventaja, salvo una jugada en la cual el propio Micho se comió el empate al lado del arco.

Argentina no tiene ni un plan ni un estilo de juego predefinido. Falta que el cuerpo técnico se siente a plantear los partidos y las alternativas de los mismos para evitar ser superados tan ampliamente como ocurrió durante la primera mitad. Es muy fácil criticar a Messi de que no corre o no juega como en el Barcelona, pero lo cierto es que tampoco tiene a nadie en el mediocampo que le dé limpia una pelota, para que la Pulga pueda explotar en los últimos 25 metros de la cancha como lo hace en el equipo Catalán. Como siempre a la Selección le falta sentirse un equipo de fútbol. En todo momento, sobre todo hoy durante el asedio español, volaron los pelotazos para que Messi lustre la lámpara o para que el Pipita le ganar en fuerza a los cuatro del fondo. Y hoy apareció otra de las falencias que tiene la Selección: los nervios y la impotencia. Cuando se sienten superados, en vez de ser pacientes y tratar de revertir la situación con fútbol, los jugadores albicelestes recurren al golpe y la pierna fuerte, lo que ya nos costó más de un dolor de cabeza durante las Eliminatorias

Lo positivo de esta derrota es que recién es el primer partido de preparación y aún falta mucho tiempo. Pero como siempre recalcamos, hay que saber provecharlo.

Links Relacionados:

Vale Chumbar: La gran diferencia entre un equipo y un conjunto improvisado de individualidades

La Pelota no Dobla:España 2 Argentina 1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: