Tan cerca…

Valdés no llega al cabezazo de Boselli

Tuvo el Mundial de Clubes en sus manos, pero a dos minutos del final, ese cabezazo bombeado de Pedro, amargó a toda La Plata. Después, ya sin las mismas energías, el Pincha lo aguantó hasta donde pudo, pero un centro de Daniel Alves encontró el pecho de Messi que le cambió el palo a Albil y ahogó todas las ilusiones de Estudiantes

El primer tiempo del Pincha fue perfecto. A tal punto, que el Barcelona, que se caracteriza por su posesión de pelota y toque rápido, tenía que recurrir al pelotazo para poder romper la defensa de un Estudiantes que proponía un partido trabado en mitad de cancha y aprovechaba las espaldas de los zagueros catalanes que estaban adelantados. Así, de movida, Enzo Pérez tuvo una clara que no pudo definir ante la salida de Víctor Valdés, demostrando que la presión Pincha iba a estar de mitad de cancha para arriba. El Barça tomó nota y respondió con una clarita de Xavi que no pudo aprovechar ante la salida de Albil, que fue una de las figuras del equipo platense.
Estudiantes se fue soltando, siempre manteniendo la presión en el mediocampo Culé y el Barcelona no encontraba una clara para meterse en el área: se armaba un partido de ida y vuelta, pero que se diluía en tres cuartos de cancha. El partido era más parejo de lo que muchos se hubieran imaginado. Y el Pincha se transformaba en una gran molestia para el Barcelona, que se lo notaba muy incomodo con el planteo del equipo de Sabella.
Ya a cinco del final de la primera etapa, Juan Manuel Díaz le puso tiza al botín y sacó un centro preciso que encontró la cabeza de Bosselli (adelantado por muy poco) y se calvó debajo de Valdés que solo atinó a hacer vista. 1-0 y un baldazo de agua fría para todos los barcelonistas que estaban en el estadio. Y tranquilidad para el equipo platense.

La pregunta para el segundo tiempo era: ¿Podría el Barcelona recuperar la posesión de la pelota, tal como es su costumbre? Y si era así ¿Podría Estudiantes aguantar la presión? La respuesta a la primera pregunta vendría antes del arranque del primer tiempo, cuando Pep Guardiola metió mano al banco y mando a la cancha a Pedro, un joven canterano muy habilidoso, para atacar con más hombres y salir a buscar el empate.
Y así fue el planteo de los catalanes: salieron con todo a atacar manteniendo su estilo. Recuperaron la

Pedro festeja el empate

pelota, ya que ejercieron una gran presión por sobre Estudiantes, que recurrió a cuidar su arco y tratar de meter alguna contra, pero el cansancio se empezó a hacer sentir cada vez más en el Pincha y el Barça no aflojaba con la presión: Guardiola mando a la cancha a Jeffren, un mediocampista similar a Pedro y le pidió a todo el equipo que se volcara a la ofensiva: los laterales ya casi eran extremos y Piqué, el segundo central, jugó 30 minutos de doble 9 junto con Ibrahimovic, quedado solo Puyol y Touré como defensores.
La presión fue mucha, pero así y todo no lograban vulnerar a Albi. Mientras tanto, Estudiantes robaba y ponía de punta para arriba a buscar a un Bosselli exhausto de luchar con el fondo Culé.
Y así, a dos minutos del final, cuando el Barça parecía no quebrar nunca el cero y con Estudiantes acariciando el Mundial de Clubes, apareció Pedro de cabeza para colocarla por arriba de Albil y obligar la Prorroga.

El tiempo suplementario fue una extensión del segundo tiempo: Barcelona trató de ir a buscar el triunfo, mientras Estudiantes se defendía, no solo del equipo Culé, sino también del propio cansancio por todo el esfuerzo realizado durante el partido. Encima, para peor, apareció Messi, que no había jugado bien durante los 90’ reglamentarios, sumado a Pedro, que mantenía el nivel y Jeffren, que se hacía dueño de la pelota.
Pero al inicio del segundo suplementario, apareció la daga en el corazón de todos los pinchas: Daniel Alves sacó un centro, el cual conecto Messi de pecho para dejar a Albil a contra pierna y provocar el delirio de todos los catalanes. El gol fue un mazazo para Estudiantes, que trató de salir a puro amor propio, pero el cansancio casi no lo dejaba mover.
Para el final, quedó un tiro libre de Verón, en el cual todo el Pincha, incluido Albil, se metió al área. La rosca de la Bruja fue perfecta y Desábato se encargó de peinarla. Pero el destino no estaba del lado de Estudiantes y la pelota, la última de la noche, paso rozando el segundo palo.

Messi le da de pecho para poner el segundo

Barcelona se lleva así el único título que le faltaba y completa un gran sexteto de trofeos entre la temporada 08 y 09, con Lionel Messi como gran protagonista: Liga española, Supercopa Europea, Supercopa de España, Copa del Rey, Champions y Mundial de Cubes. Además la Pulga se alzó con el balón de Oro del torneo, mientras que la Bruja Verón se llevó el de plata y Xavi el de Bronce.

Del otro lado, queda la gran entrega del Pincha, que tuvo a mal traer al mejor equipo del mundo hasta el final del partido. Fue un gran papel la que realizaron los dirigidos por Alejandro Sabella, que volverán a la Plata con la frente bien alta y el pecho inflado luego de la gran final que jugaron.

Links Relacionados:

Dame Pelota: La mística Pincha, de pie

Vale Chumbar: Barcelona amargó al “Pincha” y es el nuevo Campeón del Mundo

Esférico Balón: Pechito argentino

Las fotos pertenecen a Cancha Llena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: