Terminal

Unos esperaron su oportunidad, otros tienen sus días contados

El presente de Boca es nefasto: el peor arranque de torneo de su historia, un plantel quebrado, una dirigencia también partida, un técnico que habla y habla. De ser el gran equipo de principios de la década, donde todos se subían al carro de los triunfos Made in Bianchi, hasta este presente negro, donde todos están autorizados para destruir la figura de Boca Juniors.

¿Pero donde nacen los problemas del Xeneize? Boca hoy tiene problemas en todas sus líneas: en lo dirigencial y en lo deportivo. En la Comisión, donde todos han armado camarilla con todos, un presidente sin poder, que llego a ese cargo por azar, luego de la muerte de Pompilio. La llegada de Bianchi como manager terminó de fracturar a la dirigencia entre los que estaban a favor y defendían al Virrey a ultranza y aquellos que estaban en contra de técnico en ese puesto, y que aprovechaban para defenestrarlo y discutir todas las decisiones. Las pintadas días atrás contra London, más bianchista que Bianchi y uno de los más odiados, fueron el ejemplo de las internas dirigenciales, quienes dejaron demostrado que no les temblará el pulso para hacer uso de sus brazos armados (las barras) para poder dirimir esta situación. Mientras tanto, si bien el presidente Ameal lo desmiente cada vez que puede, la situación económica del Xeneize no es la mejor: lejos quedaron las épocas de vacas gordas de Macri, donde desde Boca se vanagloriaban de ser un equipo modelo. Hoy la caja es realmente chica debido, principalmente a algunos grandes salarios que se perciben en el plantel.

Que salida te van a dar si perdés con River...

En cuanto lo deportivo, como muestra hace falta un botón: el partido con Vélez (4-4) de semanas atrás es un claro ejemplo del funesto presente futbolístico de Boca. De la mitad de cancha para adelante es un peligro constante del cual ningún equipo se puede descuidar, si bien le llegan pocas pelotas claras a Palermo, las pocas que tiene las mete. Y lo mismo pasa con Gaitán, que como extremo (¿el único acierto de Basile en su segunda estadía?) desborda y vuelve loca a toda la defensa. Pero en el fondo las cosas no son tan buenas. El fondo de Boca apesta. Con perdón de las damas, pero no encontré otro adjetivo para ponerle. Sin ritmo, sin sincronía, salen en cualquier momento y de cualquier manera. Podríamos numerar un listado enorme de goles donde la defensa fracasa miserablemnte n su intento por rearmarse ante un contraataque rápido, por dar solo un ejemplo. Desde varios lugares quisieron poner a Ibarra y Abbondanzieri como principales responsables, y los mandaron al cadalso. Pero no hicieron lo mismo con los que decidieron vender a mediados de 2009 a Forlín y entregar a préstamo a Roncaglia. Paletta empezó a comer banco mientras alternaba con algunas lesiones. Se deshicieron de Cáceres, de flojo desempeño, pero trajeron al brasileño Luiz Alberto, zaguero de 32 años, lento para reaccionar, pero rápido para mandar en cana a sus compañeros en todas las jugadas en las que pierde (que, valga la redundancia, son todas). El arquerito García de a poco se ha ido rendimiento de su flojo rendimiento cuando tuvo que reemplazar a Caranta en 2008, pero ¿Qué chances hay que García tenga la 1 durante el torneo? Será decisión de la dirigencia y el entrenador, quien desde ya, no continuará después del mundial, a la eterna espera por la llegada de Carlos Bianchi, si es que tiene ganas.

Mientras tanto, Alves no cumple una buena labor, salvo por lograr las salidas de Abbondanzieri y Cáceres. No supo por el momento, manejar un plantel lleno de egos y su primera experiencia como DT, será recordada siempre como un nuevo interinato antes de la llegada del Virrey, o del que sea. Y por sus declaraciones sobre los jugadores, buscando ese golpe de efecto sobre el propio plantel, en busca de un amor propio que lejos está de aparecer de esa manera. Ah, y por su mujer exigiendo a los medios que Boca le de la oportunidad de dirigir la primera división.

El domingo Boca recibirá a River en una nueva edición del Superclásico. El millonario no está mucho mejor, pero de a poco está tratando de salir de una crisis muy similar a la que vive el Xeneize en este momento. Pero el fútbol es la dinámica de lo impensado y cualquier cosa puede ocurrir en el terreno de juego. Aunque sabemos que si Boca pierde, las cartas estarán echadas para unos cuantos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: