La carta de despedida de Carlos Bianchi

Buenos Aires 26 de enero de 2010

A los hinchas de Boca les agradezco todo el apoyo que me brindaron en mi gestión como director deportivo donde trate de aportar un plus pero los resultados no acompañaron

Por tal motivo doy un paso al costado para dejar a los dirigentes que siempre confiaron en mi poder llevar adelante su gestión sin problema alguno.

No descarto volver a trabajar algún día en Boca Juniors y lo haría con mucho placer con aquellos dirigentes que suman y no con los que restan.

Igualmente los momentos que he vivido los llevare siempre conmigo

Le deseo lo mejor a este GRAN CLUB.

Carlos Bianchi

[via Site Oficial de Boca Juniors]
Anuncios

No más Carlos Bianchi

La gente de Boca se expresó ayer en el Superclásico

No siempre brilla el sol en el Mundo Boca. Así lo demuestra la crisis institucional que está viviendo desde la muerte de Pompilio, y que no se solucionó con la llegada de Carlos Bianchi como manager. Y el propio Virrey pegó el portazo ayer, luego del esperado tira y afloje con la dirigencia Xeneize, para que asuma como DT. El ex técnico dijo que no, y los dirigentes le dieron a entender como que “es esto o nada”. Fue nada nomás y Boca se quedó sin manager.

Según declaraciones de Bianchi publicadas en el Diario Crónica, la renuncia a su cargo se debe a que “hay dirigentes que quieren el bien de Boca y los quiero dejar tranquilos para que puedan hacer su trabajo. Hay otros que no quieren el bien y por eso tomé la decisión de irme”. Lo cierto es que Boca se quedó sin su primera opción para reemplazar a Basile.

La gestión de Carlos no fue de lo mejor. Amor Ameal lo contrató para manejar la parte futbolística del club, y, como principal medida, reducir los salarios y pesificar aquellos que están en pesos, como los de Ibarra y Palermo. Pero el Virrey sorprendió a propios y ajenos cuando se negó a hacerlo, aduciendo que no habla de dinero con jugadores que dirigió, debido a la relación especial que los une. Por ese mismo motivo tampoco hizo la limpieza de plantel que la dirigencia también le solicitó. Paradójicamente, a pesar de todos los problemas económicos que Boca buscaba solucionar de la mano de Bianchi, el Virrey firmó un contrato de 2 millones de dólares anuales, que luego redujo a la mitad debido a la crisis económica.

Sin rendir como manager, la gente y los dirigentes le pidieron que asuma como DT, a lo que Bianchi se negó una tras otra, todas las veces que se lo pidieron. Para los acérrimos enemigos del Virrey (lo son muchos en la dirigencia de Boca), Bianchi le dio nuevamente la espalda a Boca. Para los amantes incondicionales, el ex DT fue el mártir de la cabaretística Comisión Directiva Xeneize.

Mientras tanto, Boca sigue sin DT (Cagna está muy cerca), e inmerso en una crisis futbolística y dirigencial como no la había vivido en años. O mejor dicho, que sí había vivido, pero los triunfos lo enterraron todo. Hoy el club de la ribera no tiene ni triunfos, ni paz.

El 2010 va a ser un año difícil en el Mundo Boca…

Bye

El segundo ciclo del Coco fue muy malo

Era de esperarse. Si bien todavía falta la confirmación oficial, Alfio Basile decidió dejar la Dirección Técnica de Boca, luego de la derrota por 3-1 frente a River, el miércoles. Son varios los medios que dan como un hecho que el Coco no continuará al mando de Boca, y que el propio DT se comunicó por teléfono con el Presidente Amor Ameal para anunciarle la decisión.

Cansado por que “su mensaje no llega” y por la pelea con los dirigentes por la falta de refuerzos, desde el entorno de Basile explicaron que la decisión del técnico es definitiva, y no habrá vuelta atrás como el año pasado, cuando amenazó con renunciar y entre varios jugadores y directivos lo convencieron de lo contrario. Por parte de la gente de Boca, esta vez la cuestión será distinta, ya que los dirigentes no tienen intenciones en retenerlo en el cargo.

Todos quieren a Bianchi, pero el Virrey quiere esperar seis meses más

El ciclo de Basile comenzó en Junio del año pasado, luego de la salida de Carlos Ischia. El Coco venia de un paso flojo por la Selección, y asumió en Boca con una alta aceptación, debido a su anterior gestión, donde logró los 5 títulos que disputó. Pero esta vez las cosas fueron distintas: el Coco nunca encontró los famosos “once de memoria”, y el nivel de ciertos jugadores fue más bajo de lo normal, así fracasó en el Apertura ’09 y en la Sudamericana. La derrota contra River del miércoles, fue el punto final de una campaña muy pobre.

Obviamente ya comenzaron la danza de los nombres: Carlos Bianchi, Gustavo Alfaro, Diego Cagna, Jorge “el Patrón” Bermúdez y un interinato de 6 meses de Abel Alves, son las posibilidades que se barajan en la dirigencia. Hoy se reúnen Amor Ameal y Bianchi para definir el futuro del Xeneize.

En medio de este caos, el domingo Boca juega la Revancha con River, ¿habrá nuevo técnico?

Crónica de un final anunciado

Ischia y Pompilio, en diciembre de 2007

Ischia y Pompilio, en diciembre de 2007

Finalmente, la salida de Carlos Ischia de Boca es un hecho. Si bien todavía será el técnico del equipo hasta el final del torneo, el final ya quedó escrito luego de la eliminación del equipo de la Libertadores. Pero este es un final que se veía venir hace mucho tiempo.

Ischia asumió en Boca en enero de 2008, cuando a Miguel Ángel Russo no se le renovó el contrato. A pesar de tener una trayectoria mediocre como entrenador, la directiva de Boca decidió ofrecerle el primer equipo, luego de haber estado en el club, pero como asistente de Bianchi. Cabe recordar, que antes del Xeneize, Ischia pasó sin pena ni gloria por Gimnasia y Esgrima de La Plata, Junior de Barranquilla y Rosario Central, en donde ganó un solo partido de catorce disputados.

Las cosas empezaron bastante bien: Boca recuperaba a su figura, Juan Román Riquelme, luego de estar parado durante casi 6 meses, y hace un buen papel en la Libertadores 2008, donde queda eliminado por el Fluminense en Semifinales. El siguiente torneo internacional que disputa, es la Recopa contra Arsenal, la cual gana. En el plano local, las cosas, dentro de lo esperado para el torneo que se juega en paralelo a la Libertadores, también son positivas: Boca termina segundo, a 5 puntos del River de Simeone, quien se adjudica el torneo. En ese torneo, el Superclásico fue para los Xeneizes: 1-0 con gol de Battaglia, en la Bombonera.

Pero en el segundo semestre empiezan los problemas: los roces dentro del plantel son cada vez más, e Ischia no sabe como manejarlo. Así se dan situaciones, como la de Julio Cáceres, que declara a una radio la poca predisposición al trabajo que tiene Riquelme y la respuesta del 10 (el recordado “ese muchacho”). Al mismo tiempo se reeditan viejos rencores entre el propio Juan Román y Palermo, rememorando las épocas de halcones y palomas. Y como si esto fuera poco, comenzaba el Carantagate.

Estas tres situaciones, que en realidad pueden ser dos, ya que lo de Cáceres y Palermo, se puede englobar en la fractura interna que hay en el plantel, levantó las antenas en la dirigencia, la cual no vio con buenos ojos el manejo que le dio el técnico a la situación: prefirió prácticamente no intervenir y que los jugadores se arreglen entre ellos. Debido a esta situación, dentro de los pasillos de la Bombonera, algunos dirigentes soñaban con un segundo semestre sin triunfos para evitar renovarle el contrato al DT. Es más, hasta la fecha 11 de ese Apertura (vs. River), muchos ya se frotaban las manos. Pero la historia fue otra: Boca le ganó a River y luego remontó los 11 puntos de diferencia que tenía con San Lorenzo. Fue a desempate con los Cuervos y Tigre, y se llevó el Apertura. Visto ahora y a la distancia, para muchos dentro de Mundo Boca, ese triunfo fue una derrota que aseguraba la renovación del contrato de Ischia, por lo menos durante un tiempo más.

Pero por las asperezas dentro del plantel y el mal manejo que se le dio al caso Caranta (no lo dejó entrar a la concentración de pretemporada en Tandil) la Comisión Directiva le pasó factura al entrenador: a principios de año, decidieron la contratación de su amigo Carlos Bianchi como Manager del equipo, en lo que para muchos fue el principio del fin de Ischia como DT de Boca. Bianchi, tendría a cargo toda la parte administrativa del fútbol (contratos, transferencias, viajes, etc.), pero sin injerencia en las decisiones tácticas. La otra decisión que tomó la Comisión en detrimento del entrenador, fue la no contratación de nuevos jugadores y promocionar las inferiores del club (Ischia había pedido dos o tres refuerzos para encarar la Libertadores y el Clausura, los cuales nunca vinieron).

Los resultados hablan por si solos: la horrible campaña en el torneo local, la rápida eliminación en la Copa Libertadores y un bajísimo nivel de juego, sumado al quiebre del plantel que se ha intensificado de un tiempo a esta parte, provocaron la decisión de que Ischia deje de ser el entrenador de Boca al final de este torneo.

Ahora, con el fracaso consumado y en época de vacas flacas, Carlos Bianchi deberá justificar su importante salario, buscando el reemplazante de Ischia, ya sea por un semestre, por una temporada, o para ser el Manchester United del subdesarrollo. Sea como sea, la etapa Ischia terminó. Mucho antes de lo que se cree.

El re-regreso del Virrey

En estos últimos días, el Mundo Boca se vió alterado por la posibilidad del regreso de Carlos Bianchi, pero no como DT, sino en la posició, muy conocida en Europa, de Manager o su versión argentina de Director de Fútbol. Para resumirlo muy sintéticamente, el Virrey tendrá a cargo todas las decisiones relacionadas con el fúlbol en el equipo Xeneize, excepto el armado de los equipos, entrenamientos y pretemporadas, que estará a cargo del DT (Carlos Ischia). Según se deslizó por los medios el Virrey solicitó además, que en el contrato (que sería por tres años) haya una clausula que diga que en caso que el entrenador se marchara, Bianchi no tendría la obligación de asumir como DT.

Explicado esto, me gustaría mencionar, desde mi humilde punto de vista, por qué sí y por que no Carlos Bianchi debe ser el manager de Boca:

Por qué sí:

Si al Virrey

Sí al Virrey

  • Por lo que significa Carlos Bianchi para el Mundo Boca: el entrenador más ganador de su historia y uno de los máximos ídolos
  • Por su conocimiento y forma de entender el fútbol, puede aportar jerarquía al equipo
  • Porque conoce a los históricos que hoy forman el plantel y tiene una muy buena relación con ellos, lo que generará un clima mas armonios dentro del vestuario, uno de los puntos que Ischia no supo manejar del todo durante el Apertura (la pelea Cáceres-Riquelme, la exclusión de Caranta, etc.)
  • Con casi 60 años, el Virrey no quiere estar tan expuesto como un DT y esta posición de ser la “consulta permantente” en temas futbolísticos, lo atrae, por lo que la intención de Bianchi está
  • Sería cumplir el sueño de Pedro Pompilio, quien siempre tuvo la idea de que Boca tuviera Manager y que ese cargo este en manos de Bianchi

Por que no:

No al Virrey

No al Virrey

  • Por la forma en que se manejó el tema: llego al periodismo antes que al propio DT, Carlos Ischia, que, si bien es amigo de Bianchi, no vió con buenos ojos que no le comentaran nada.
  • Bianchi es una hombre con una personalidad muy fuerte ¿que va a ocurrir cuando los dirigentes le digan que no, o no tomen en cuenta sus opiniones?
  • Además es muy importante dentro del Mundo Boca: en caso que el día de mañana Ischia se vaya, la figura del Virrey sería una presión extra para cualquier DT que asuma
  • La posición de manager en el fútbol argentino no es tan común como en Europa y habría que ver si la infraestructura humana del fútbol (periodismo, dirigentes, jugadores, etc) está capacitada para esta innovación, a pesar que la Selección lo tiene (Carlos Bilardo)
  • Boca yo tuvo una “especie” de Manager y no funcionó (Diego Maradona, durante la era Basile)

De todas formas, y mas allá de esta lista con los pro y los contra elaborada por mí, la definición sobre la participación de Carlos Bianchi dentro de Boca Juniors la tomará la comisión directiva Xeneize en estos días y ojalá la decisión tomada sea la correcta tanto para Boca, como para el fútbol argentino en general