¡Así se le gana a Corea, brasilero!

Argentina goleó y casi aseguró su pase a Octavos. Fue 4 a 1 y podrían haber sido más. Se destapó Iguini Higuaín con tres goles y hubo un gran juego de equipo, principalmente en ataque. La defensa sigue siendo el mayor interrogante de esta selección, que por momentos sufre atrás. Otro buen partido de Messi, aunque todavía le falta el gol para ser una de las figuras del Mundial.

El primero de Higuaín, segundo de Argentina

Argentina arrancó con todo en campo de Corea, que no se movió de su planteo en ningún momento del primer tiempo. Los asiáticos plantaron un 4-4-1-1, con las líneas muy juntas y con la falta como arma principal para frenar los ataques argentinos. Cada vez que Messi, Tévez o Di María intentaban arrancar eran detenidos con agarrones o patadas, más tácticas que violentas. Así y todo, cuando lograban zafar de la pegajosa marca coreana, los delanteros albicelestes llegaban con peligro.

El cambio de Maxi Rodríguez por Verón en el once inicial le dio al equipo más equilibrio y un poco más de aire a Jonás, que con Nigeria había sufrido con la marca por el sector derecho. Esto no solucionó por completo los problemas defensivos, pero sí achicó la brecha entre los volantes y los defensores. El primer tiempo fue un monólogo argentino. Corea esperaba agrupado atrás y salía de contra cuando podía, pero ni así llegaron a inquietar a Romero, otra vez muy seguro. A los 16 minutos llegó la apertura del marcador: falta a Di María sobre la izquierda, centro de Messi y gol en contra del dueño del super de Cabildo y Quesada. El 1 a 0 trajo tranquilidad al equipo argentino, que aun ganando, siguió yendo al frente y llevando peligro al arco contrario. La mala llegó a los 23 minutos, cuando Dios demostró que no es argentino o no sabe nada de fútbol, y en lugar de lesionar a Demichelis, lesionó al mejor defensor nacional, Walter Samuel. Nico Burdisso ocupó su lugar. El trámite del juego se seguía desarrollando en campo de los coreanos. Ji-Sung Park, la estrella asiática, ni siquiera gravitaba y estaba más preocupado por su trabajo defensivo que por intentar lastimar a la dubitativa defensa argentina.

A los 33 llegó el gol de la tranquilidad. Tévez la peleó sobre la izquierda y le cometieron falta. La jugaron Maxi y Messi, centro que peinó Burdisso en el primer palo e Iguini Higuaín que definió de cabeza a 2 metros del arco, habilitado. A partir de allí, Argentina se empezó a florear. Messi casi hace un golazo, picándola, pero la caprichosa (?) salió al lado del palo. Tévez seguía encendido y comandaba al team argento que buscaba el tercero. Cuando parecía que el primer tiempo terminaba 2 a 0, Demichelis decidió que un gol de Corea sería bueno para el espectáculo, por lo que hizo una de las suyas, dejó pasar a Lee-Chung Yong y el amarillo no perdonó. Gracias Micho. Encima el muy aplanchado le echó la culpa a las vuvuzelas… Bue.

Demichelis festeja el gol coreano (?)

El segundo tiempo arrancó más frío. El gol sobre el final envalentonó un poquito a los coreanos. Un poquito eh, nada más, tampoco crean que se convirtieron en un ejército de  Kwang Chan Keins dispuestos a todo. Solo se adelantaron unos metritos. Con eso solo, lograron sembrar algunas dudas en la defensa argentina, principalmente en el sector derecho. Jonás (amonestado, se pierde el partido con Grecia) correrá mucho y a Diego le gustará, pero la realidad es que esa posición no la siente. Y de Demichoto ya ni vale la pena agregar nada, le sigue dando la razón a Sigasiga con sus horrores. Mascherano metió como en los viejos tiempos y Maxi ayudaba por ese sector para que las falencias se notaran menos. Pero se notaron. La más clara, sin embargo llegó por el lado de Heinze, que cada vez que pasaba al ataque, dejaba un hueco. Yeom Ki Hun se lo perdió mano a mano contra Romero. En ataque, Tévez seguía siendo el que más pedía la pelota y el que dirigía el juego. Messi por momentos estaba como perdido, pero cuando encontraba el lugar, lastimaba. Di María y el Apache casi marcan pero sus intentos fueron frustrados por el arquero Jung Sung Ryong.

A los 30, Agüero a la cancha por Tévez en un cambio que vio muy bien Maradona. Calito estaba cansado y los coreanos dejaban espacios para la contra cuando iban a buscar el empate. Así fue que 2 minutos después de su ingreso, una contra entre Agüero y Messi terminó con el 10 definiendo mano a mano, el rebote del arquero le volvió a caer al crack del Barsa que casi sin ángulo le dio al palo para que luego Higuaín definiera con el arco vacío. El tercero y a otra cosa mariposa. El resto del partido fue una demostración de toque de los argentinos y los coreanitos corriendo atrás de la pelota sin poder hacer nada. A los 36, otra contra de Argentina y otro gol de Higuaín tras centro perfecto de Agüero, que demostró que merecía estar en Sudáfrica (adentro la tengo).

El festejo argentino

Buena producción argentina, principalmente en ataque. ¿Las malas? La lesión de Samuel, la no lesión ni muerte de Demichelis y las dudas en todo el sistema defensivo. Grecia venció a Nigeria y dejó el grupo abierto, aunque debería pasar una catástrofe para que los de Maradona no pasen de ronda.

Para vos brasilero, así se le gana a Corea.

Las fotos son de ole.com

Anuncios

Injustamente, con lo justo

Y al fin pasó el debut. Fue con triunfo, merecido el, pero que deja varias cosas para anotar y trabajar estos días hasta el choque del jueves con Corea. Argentina ganó, pero sufrió hasta el final por su falta de gol. El 1-0 es un resultado mentiroso, ya que la Selección tuvo, por lo menos, cuatro chances claritas de aumentar el marcador, y otras tantas que se fueron disolviendo. Pero lo más alarmante, además de la sequía adelante, fue el flojo acople defensivo que Argentina mostró gran parte del partido. De todas maneras se consiguieron los tres puntos, que era lo fundamental.

Argentina salió desde el arranque a comerse el partido, a llevarse por delante a la flojita defensa nigeriana con Lio Messi como abanderado. Y la alegría no tardó en llegar: primero un tiro de Messi que sacó el arquero con una gran volada, y luego, a los 6 minutos, sin tiempo para que el hincha se acomode en el sillón, apareció una jugada preparada desde un córner y Heinze, si Heinze, entro solito con una palomita que se clavó en el ángulo. Golazo, y Argentina parecía que se llevaba una goleada.
Pero a partir de ahí la Selección perdió dinamismo y juego asociado. Messi era la clave para romper la defensa nigeriana que le miraba el número cada vez que el 10 encaraba: metió la diagonal que tan famoso lo hizo en Barcelona, se llevó marcas y les dio más de un dolor de cabeza a los cuatro del fondo de Nigeria. Pero se encontró con un arquero convertido en muralla, Vincent Enyeama, que le ahogó dos situaciones claras.
Del otro lado, Nigeria se empezó a despertar y a explotar la habilidad y fuerza que tanto caracteriza a las Águilas Negras. Y el fondo albiceleste mostró sus falencias: Jonás Gutiérrez. El Galgo falló en casi todos los cruces y se comió todos los amagues mientras estuvo jugado de 4 mentiroso. Es verdad que no es su posición natural, pero fue flojo lo del ex Vélez y los africanos tomaron nota. Aprovecharon la velocidad de Obasi por esa banda y empezaron a mirar el arco de Romero con cariño, pero realmente, salvo algún tiro que pasó cerca, nunca llevaron verdadero peligro al aquero argentino, de buen partido. Adelante Argentina no generaba tanto riesgo como al principio, más allá de un mano a mano de Higuaín que tapo el arquero, y Verón no encontraba socios por la izquierda, ante un extrañamente apagado Di María.

En el segundo tiempo las cosas no variaron mucho, Argentina se achancho un poco y dejó venir a Nigeria, y maximizó los contraataques a pura velocidad. Nuevamente el arquero Enyeama tapo un par de situaciones claras que pudieron hacer del marcador algo más abultado. Mientras que los nigerianos empezaron a apretar más el acelerador, pero lejos están de ser aquel equipo temible de la década de los 90, y todas sus intenciones se ahogaban de tres cuartos de cancha para adelante. Así, con un poco de sufrimiento por los embates nigerianos, legó el final de una merecida victoria.

Es verdad que se sufrió y que los nervios le pasaron factura a la Selección. Pero también es verdad que el resultado podría haber sido más abultado de lo que fue, gracias a la gran actuación del arquero nigeriano.

Puntos Fuertes

Messi: uno de los mejores partidos de la selección para Lío. Encaró cada vez que pudo y fue la clave para el desequilibrio

Romero: Seguro el arquero en las pocas llegadas que tuvo. Bien de arriba en los centros y cuando le tiraban un problema le daba de punta para arriba, como debe ser.

Puntos Flojos

Jonás: se nota que no es 4 y hoy quedo en evidencia. Los nigerianos le ganaron la espalda cada vez que pudieron. Fue lo más flojo de la Selección

Di María: Desaparecido. No la toco en el primer tiempo y apareció poco en el segundo.

Jugador FIFA del partido: Vincent Enyeama

De mal en peor

ParArg res

Paraguay nos propinó la tercera derrota seguida en estas Eliminatorias. El 0-1 en Asunción nos dejó en zona de repechaje ya que Ecuador ganó y ahora suma un punto más que Argentina. Con esta victoria, los de Martino aseguraron su presencia en Sudáfrica 2010. Al menos no ganó Colombia…
 

Haedo Valdez fue imparable

Haedo Valdez fue imparable

Paraguay no solo nos derrotó, sino que nos dio una demostración de lo que es un equipo. No es vistoso, es cierto, pero Martino le dio al seleccionado guaraní una impronta, un estilo de juego, una idea. Las dos líneas de cuatro están perfectamente amoldadas y los jugadores ya se conocen y, aunque parezca una sencillez, saben en qué posición juegan. Argentina esta vez jugó mal y mereció perder, a diferencia de lo ocurrido el sábado en Rosario. La Selección intentó tener la pelota y salir jugando desde los pies de Mascherano y Gago (nunca encontró la posición en la cancha, como si fuera la primera vez que jugaba con el Jefecito) y con la conducción de Verón. Los del Tata Martino esperaban ordenaditos en el medio y salían de contra cada vez que podían. Así pasó con dos jugadas en las que, con un par de toques, dejaron a un hombre solo mano a mano que Romero (de buena actuación) alcanzó a salvar junto con la ayuda de los palos.

 

A Messi le faltó actitud

A Messi le faltó actitud

Argentina intentaba pero chocaba contra la firme defensa guaraní. Agüero no era descarga para Messi y Verón casi no participaba del juego. El tándem Papa-Dátolo por izquierda no se acopló nunca y Zanetti casi ni pasó al ataque, como frente a Brasil. Por momentos se abusó de los centros y Agüero la veía pasar de un lado al otro. Hasta que a los 27 Haedo Valdez quedó mano a mano otra vez y no perdonó, tras errores de Heinze y los dos volantes centrales en la jugada previa. Luego de la ventaja conseguida, Paraguay no dejó de presionar en el campo rival y no se metió atrás.

 

Desde el banco se aporta más confusión

Desde el banco se aporta más confusión

El comienzo del segundo tiempo no fue muy auspicioso para los de Maradona: Verón (el más experimentado) se hizo expulsar tontamente a los 7 minutos. Con uno más, Paraguay se dedicó a mover la pelota cada vez que la tenía y a esperar bien armado en el medio los tibios embates argentinos. Haedo Valdez y cabañas parecían Ronaldo y Adriano en su mejor momento. No se les podía sacar la pelota y cada vez que encaraban o chocaban con la defensa argentina, ganaban. Messi no tuvo el hambre que todos esperamos que tenga con la celeste y blanca. No tuvo esa rebeldía que los grandes jugadores tienen para cambiar los trámites de los partidos. A las pocas ideas dentro de la cancha, desde afuera se les aportaba más confusión aun. Maradona mandó a la cancha a Lavezzi por Dátolo y diez minutos después a Palermo por Agüero (que ya agotó todas las chances de ser titular, caso similar al de Tévez). Si Diego pensaba poner al Titán (el que más peligro generó, por lejos), ¿por qué no dejó a Dátolo para que le tire centros en lugar de poner a Lavezzi, que entró a chocarse con todos?

 

El colmo fue el cambio de Schiavi por Domínguez. Si la idea era ganarlo por arriba, más lógica hubiese sido la entrada de Bolatti, que además te aportaba juego. La entrada de Palermo (un centrodelantero de ley) liberó a Messi, que por primera vez en el partido tuvo un poco de lugar para moverse, ya que Martín arrastraba marcas y le abría espacios, además de bajar todas las pelotas que le tiraron por arriba. En la última del partido, un pelotazo al área terminó con Palermo ganando y metiéndola al medio para Schiavi, ya de 9, que casi alcanza y anota el empate.

 

Muy pobre lo de Argentina, y otra vez a sacar las calculadoras. Uruguay le ganó a Colombia 3 a 1 y también se metió en la pelea. Otro que se puso ahí fue Venezuela  (3-1 a Perú). Brasil le ganó 4 a 2 a Chile y nos dio una pequeña mano, evitando que los trasandinos llegaran clasificados y distentidos al próximo partido con Colombia. Ecuador hizo lo suyo y venció también por 3 a 1 a Bolivia en La Paz… Sí, peleamos la clasificación con Ecuador, Uruguay, Colombia y Venezuela. Así estamos. Ahora nos toca Perú de local (si no les ganamos no merecemos ni jugar el repechaje) y cerramos con Uruguay en el Centenario, en un choque que promete ser durísimo. Ahora a hacer cuentas y empezar a mirar de reojo la Concacaf…

Tabla de posiciones

tabla

Proximas fechas

fechas

Links Relacionados:

Dame Pelota: Selección Argentina: El resultado es lo que menos importa

Vale Chumbar: A mirar el repechaje con buenos ojos

La Selección, o algo parecido

A dos días de la derrota y con la cabeza un poco más fría, se puede hacer un análisis algo más objetivo del partido y del presente y futuro de la Selección. Sobre la caída del sábado, más que criticar a Argentina, hay que hablar de lo bien que planteó Brasil el juego. Se paró bien en el fondo, con mucha gente, y se hizo muy difícil entrarles. Los de Dunga  jugaron a lo que mejor les sale con estos jugadores: pelota parada y contraataque. De esa forma vinieron los 3 goles.

 

Solito y solo Luisao nos vacunó

Solito y solo Luisao nos vacunó

Mucho se habló sobre el error en el primer gol, el de Luisao. Para algunos, se estaba marcando zona y ese lugar le correspondía a Seba Domínguez, que estaba mano a mano con Lucio y lo tenía bien tomado. Heinze marcaba a Luisao pero cuando el central se alejó de su posición (apenas dos metros) el Gringo decidió no seguirlo y pasó lo que pasó. Otros sostienen (Olé) que esa zona le correspondía a Otamendi que, al ver que no había nadie allí y tenía un brasilero libre dos metros adelante, decidió, con total pericia, seguirlo. Una tercera opción, apoyada por el Cai Aimar y con la que concuerdo, es que se estaba marcando hombre. Si se repasa el área, se ven todas parejitas, uno con uno, sin ningún jugador que sobre (teléfono Diego), por lo que la culpa sería de Heinze. Más allá de este grosero error, que Maradona va a tener que trabajar una y otra vez para que no vuelva a suceder, hay un par de cosas que quedaron en evidencia. La mandada en cana de Heinze a Domínguez estuvo totalmente fuera de lugar (después hablan de que le hace bien al grupo…) Cualquiera sabe que esa vigilanteada no se hace, por más culpable que sea el otro, y encima en este caso no quedó claro de quién fue la culpa. Con respecto a Domínguez, ¿era necesario hacerlo debutar justo en este partido? Y si de Heinze hablamos… ¿por qué siempre aparece en las fotos de los goles contrarios? En Madrid se dieron cuenta y lo mandaron a una liga de segundo nivel…

 

Heinze y Tévez ¿ciclos cumplidos?

Heinze y Tévez ¿ciclos cumplidos?

Argentina se tiene que replantear la forma de jugar, y algunos nombres, que antes parecían intocables, tendrían que ser revisados (Heinze y Tévez por ejemplo). Los tres chiquitos arriba ya demostraron que no pueden jugar juntos. Si a Zanetti no lo vas a hacer subir ¿para qué lo ponés? Que juegue otro que tenga marca, como Coloccini, que además te aporta altura y cabezazo. Maradona sabía del poderío aéreo de Brasil, y sin embargo eligió un equipo bajo, y encima marcamos en zona, sin jugadores que sobren (sobre el final del primer tiempo casi nos meten el tercero de esa forma). Andújar es un gran arquero pero Carrizo es mejor. Ahora es titular en el Zaragoza, habría que aprovecharlo. Algunos criticaron a Mascherano (no se puede jugar todos los partidos bien) y a Messi. Si bien es verdad que el del Barcelona no es ni la mitad de lo que es en Europa, habría que preguntarse porqué, en lugar de criticarlo sin analizar.

 

Es el mejor, y nosotros lo desaprovechamos

Es el mejor, y nosotros lo desaprovechamos

Messi es el mejor en el viejo continente porque tiene atrás una estructura que lo respalda, tiene jugadores con los que amoldarse (Xavi, Iniesta, Dani Alves) y, además, tiene un 9 de área… El esquema que mejor le sienta a la Pulga es arrancando sobre la derecha, con tres volantes detrás de él, un punta y otro media punta del otro lado. Ni Agüero ni Tévez. El que está pidiendo pista hace rato es el Pipita Higuaín, que tiene juego, toque y gol. ¿Por qué no es citado? Dicen que está peleado con Gago y Heinze. Perdón que pregunte pero… ¿Esto qué es? ¿Un club de amigos o una Selección? Maradona, hay que dejar de lado estos caprichos y llamar a los mejores. Con respecto al 9, Lisandro López es una buena alternativa, incluso más que Milito, que tiene menos juego. En el Lyon está jugando de centrodelantero, y mal no le va…

No todo es reprochable. Si alguien tiene la posibilidad de ver el partido nuevamente (yo lo hice) notará que Brasil no llegó nunca, y que Argentina manejó el partido, marcando bien (salvo las pelotas paradas) e intentó siempre, aunque sin variantes. Ellos juegan como juegan porque Dunga apostó por un esquema y unos jugadores, y de tanto jugar juntos y de la misma manera, ya saben qué tienen que hacer. Otra grata sorpresa fue el nivel de Dátolo, el mejor argentino, intentando siempre, generando faltas y llegando al gol. Y Verón, ovacionado por la gente, fue conductor y además corrio a todas las camisetas amarillas que tenía cerca.

 

El miércoles en Paraguay hay que ganar o, como mínimo, empatar, para seguir dependiendo de nosotros mismo sin mirar otros resultados. Sudáfrica 2010 no está tan lejos como parece, solo hay que ajustarse el cinturón.