Costo…pero se ganó

Y finalmente Argentina pudo quebrar la resistencia Griega. Fue duro, los helénicos se cerraron bien atrás y no permitieron que la Selección abriera espacios. Le costó mucho jugar a Messi, doblemarcado constantemente por una selección griega que lo único que propuso es defenderse y salir de contra con el gigante Samaras. Y por momentos complicó: porque le costó a Demichelis afirmarse en la marca ante la mole europea, que no solo es grandote, sino que tiene un gran control de pelota. Pero al final, a la Argentina se le abrieron los caminos que parecían cerrados. ¿Y cómo iba a ser sino de una pelota parada, como a lo largo de estos tres partidos? A partir del gol, se relajó, empezó a circular la pelota y Diego aprovecho para meter mano en el banco. Y llegó el gol del Titán, que lo grito casi todo el país. Fue 2-0, merecimos más y casi nos quedamos con el empate.

Micho hizo el primero, pero otra vez falló en el fondo

Pero el partido arrancó al igual que los otros dos, con la Selección manejando la pelota a piaccere: Verón era el eje de la circulación, con Messi unos metritos más adelante y con Agüero y Milito como puntas bien marcados. Pero no podían: Messi siempre que intentaba meter la diagonal, encontraba al monstruo de Papadopoulos comiéndole los talones, por eso, la delantera argentina aparecía cortada en su parte más importante, que es la liberación de marcas que generan los piques de Lio. Entonces se tuvo que poner a buscar variantes. Y las encontró con los Rodríguez: Clemente, siempre picante por la banda izquierda se cansó de subir y bajar, abrirse y cerrarse para liberar espacios y aunque sea conseguir algunos centros. Y del otro lado, la fuerza de Maxi, que iba rotando, de acuerdo al lugar donde se encontraba Verón, y trataba por izquierda y derecha de asociarse con la Bruja y con la Pulga. Así, a falta de Lionel anudando defensores, Argentina encontró la vuelta de tuerca para conseguir llegadas sin la necesidad de abusar de la gambeta del 10.
Avisó el Kun Agüero, cuando encontró un hueco para meterse en la férrea defensa griega, pero el arquero Tzorvas le saco el grito al córner. A pesar del gran tamaño de los europeos, extrañamente eran flojos en el juego aéreo y casi todas las pelotas paradas terminaban a favor de Argentina. Así fue como, luego de un despeje corto, el balón cayó a los pies de Verón, y el volante sacó u derechazo que, nuevamente, el arquero griego mando al córner. Había olor a gol. Argentina lo merecía pero no le encontraba la vuelta por ningún lado. Sobre el final de la primera mitad, El Kun y Maxi lo volvieron a tener, pero Tzorvas, gran figura de la primera mitad.

En el segundo tiempo, Grecia saldría un poco más de la cueva, ya que necesitaba ganar si o si, para poder aspirar a un pasaje a octavos. Y desde el arranque nomás, Demichelis se durmió dos veces, demostrando que, a pesar de lo que se diga de Jonás, es él el eslabón más débil de la cadena defensiva. Y si luego de la Demicheleada de la jornada, la valla de Romero quedó en cero, fue porque el picante Samaras no estaba fino para aguantar la marca y definir, todo al mismo precio. Pero más allá del sacudón, Argentina siguió dominando las acciones del partido, pero el arquero Tzorvas seguía luciéndose a cada ataque argentino, en especial, una a quemarropa que le encontró a Bolatti.

Acertó Diego en los cambios...Y Martín estuvo Oportunista


Nuevamente, nobleza obliga, cabe mencionar la buena lectura del partido que hicieron los integrantes del cuerpo técnico, que con las entradas de Di María y Pastore, la ofensiva argentina consiguió más velocidad de mitad de cancha en adelante, y liberó a Messi del armado del juego, que tan a maltraer lo tenía con la presión europea. Luego de una combinación entre el ex Huracán y Lío, llegaría el córner donde Argentina abriría el marcador: Demichelis ganó de cabeza, pero la pelota rebotó en Milito y quedo boyando en el área chica, para que el propio Micho le rompa el arco a Tzorvas y, prácticamente, liquide el encuentro. Era 1-0 y Argentina encontraba la tranquilidad del gol, para empezar a tocar por toda la cancha y aprovechar el nerviosismo griego.

Ya para los últimos minutos, Maradona le daría unos minutos de juego a Martín Palermo. Y cuando el Titán está en cancha, todos sabemos cómo puede terminar el asunto. Luego de una gran apilada de Messi (había hecho una similar un par de minutos antes, pero el palo le dijo que no), el 10 definió y nuevamente Tzorvas le negó el gol, pero el rebote cayó en el único lugar de la cancha donde todos los argentinos sabíamos que iba a caer: en los pies de Palermo. Cruzó el remate y sentenció el resultado final. Un final cargado de emotividad por el gol de Martín, pero que le calzaba a medida para todo lo que había hecho la selección a lo largo del mismo.

Ahora, a esperar hasta el Domingo. Argentina debe corregir muchas cosas, sobre todo en el fondo, porque en lo que le quede de Mundial (ojalá sean 4 partidos más), va a enfrentar a equipos que sí lo van a atacar y donde la zaga no debe fallar como lo ha hecho durante esta primera ronda, ya que ese error puede significar volverse a casa.

El Domingo, a partir de las 15.30, Argentina repetirá rival, al igual que en el Mundial pasado. Será México. Y ojalá, también, el mismo resultado.

Las imágenes pertenecen a Cancha Llena

¡Cuatro a dó con Catalunya! ¡Son todo´ drogadicto’!

Argentina despidió el año con otra derrota dolorosa, esta vez frente el combinado de Catalunya, una región de España. El equipo de Diego otra vez hizo sapo y se comió una goleada. Está bien, no jugaron Verón, Mascherano, Messi, el arquero titular (¿quién es?), pero siempre hay alguna excusa para poner. Esta vez tendrán que hacer una fuerte autocrítica y enderezar el rumbo, porque sino al mundial lo vamos a sufrir.

Sergio García salta y Otamendi no. Gol catalán.

El partido contra el combinado catalán ya se volvió casi una costumbre. Es el tercero en pocos años y hasta ahora solo sirvió para que los catalanes demostraran su espíritu separatista y para que Argentina se lleve unos euros a sus arcas. Las anteriores dos visitas habían sido sendos triunfos argentos, con el cero en el arco propio como estandarte. Esta vez nos comimos cuatro. Y pudieron ser más. El Barc… digo, Catalunya se movió al ritmo de Xavi en la mitad de cancha. Siempre libre, el volante manejaba los hilos y ni Gago (de pésimo partido) ni Bolatti pudieron agarrarlo nunca. García encaraba a Papa y lo pasaba cada vez que quería y encima le hacían el 2-1 con el ignoto Bruno, al que Di María no seguía nunca. Bojan, Verdú y Sergio Busquets hacían lo que se les antojaba ya que ni Gago, ni Di María y mucho menos Pastore, ayudaban a Bolatti en la marca. A pesar de eso, Argentina no tuvo tantos sobresaltos en el primer tiempo, y cada vez que tuvo la pelota la administró bien. Incluso llegó varias veces con peligro al arco de Valdés, por medio de Pastore, Di María, Lavezzi (buena contra que le sacó el arquero) e Higuaín, pero no estuvieron finos en la definición. Hasta que a los 44 minutos, Bojan la cambió larga para Verdú, que tuvo tiempo de pararla, mirar, prepararse un fernet, tomárselo y mandar el centro, antes de que lo apure Cristian Alvarez. El centro cayó (?) en la cabeza de Sergio García, que le ganó en el salto a Otamendi (otro de mal partido) y definió con el arco solo porque Pozo estaba en… en algún lado.

Así nos fuimos al entretiempo, un gol abajo del rejunte provincial y con las chances intactas de que nos hagan más goles todavía, pero con la esperanza de embocar alguna de las múltiples situaciones que marraron nuestros players en la primera etapa. El Negro Enrique, o Mancuso, o Maradona desde las gradas, o Bilardo, o Grondona, o Humbertito, o… bueno, alguien, decidió que Otamendi no daba para más y lo puso a Nico Pareja para jugar el segundo tiempo. Argentina intentaba pero Di María seguía errando goles. Las ganas de Lavezzi y la intrascendencia de Pastore marcaban el juego argentino. Bolatti erraba muchos pases y los catalanes robaban y les hacían pito ídem a los nuestros. Fue así como Bojan la agarró por izquierda, encaró, vio que Gago no estaba, Bolatti tampoco, Alvarez seguía a otro y el único que tenía en frente, como a 25 metros, era Demichelis: “esta es la mía” dijo el suplente del suplente de Messi en el Barsa. Encaró directo hacia el esposo de Evangelina Anderson, lo pasó como a un cono y definió ante la débil respuesta de Pozo, justo antes de que cierre Pareja. El 2 a 0 quizás era demasiado (por la diferencia, no por la cantidad de goles), pero tampoco era una aberración (como el nivel de Gago y de Micho por ejemplo). Dátolo a la cancha por Papa. ¿Qué? ¿Y cómo nos paramos? ¿Tres en el fondo? ¿Dátolo y Di María juntos?  ¿Qué? ¿Cómo? ¿Dónd…? ¡Gooooooool!. Sí, gol. Mientras la gente se preguntaba qué carajo habían querido hacer con el cambio, Pastore se despertó de su hibernación y mientras se estiraba, la paró, la acomodó en al aire y la clavó al lado del palo en un golazo tremendo que ni él podía creer.

Los provincianos festejan alguno de sus tantos goles.

Si alguno pensó que se venía la remontada argentina le pifió. A los 24, seis después del gol de Pastore, penal para Catalunya. Pareja se llevó puesto a un compañero suyo del Espanyol y el juez de línea cobró penal. Sí, el línea. El ábitro se había hecho el orate. Del penalty se hizo cargo un tal Sergio González: gol. Pozo, ni cerca. El tercero parecía la estocada final en el corazón argentino, pero no. Los nuestros parece que carecen del músculo más importante, así que mucho no les importó que un veinteavo de España les clavara el tercero. Tres minutos después, y como quien no quiere la cosa, Di María se cansó de errar goles y metió el más difícil, desde afuera del área, al lado del palo. El 3 a 2 parecía poner a Argentina en partido otra vez… pero no. Cuatro minutos después, un catalán que se llama Moisés Hurtado y parece que juega al fútbol, nos cantó cuarteto. Tiro libre desde la izquierda tras falta de Pastore, Moisés divide (cuac) las defensas y cabecea en el área chica ante la atenta mirada de Pozo y su marca, Planchita Demichelis, que otra vez quedó pagando. El resto del partido fue cualquiera, con 345 cambios.

Otro paso en falso de Argentina, pero en falso posta. Horrible el nivel defensivo, algo rescatable en ataque, pero mucha preocupación, mucha, fue lo que dejó este amistoso pseudo internacional.

La sangre en el ojo de Lemme

Aparentemente, el ex ayudante de la Selección no quedó muy conforme con la manera en que Maradona manejó su salida del cuerpo técnico de la Selección, y así lo hizo saber a los micrófonos de Radio Del Plata.

Me llamó Diego y me dijo que él me trajo pero que no iba a seguir. Que se trataba de un cambio. Le pedí hablar personalmente con él y me dijo que no podía. Lamentablemente, tuvimos un año duro pero el que decide es él

Me sorprendió la decisión porque él había dicho que ése era el cuerpo técnico para el Mundial

Entre Diego y yo no hubo roces

Cuando Diego me habló para que me incorpore a su grupo, yo trabajaba en la provincia de Buenos Aires. Yo había trabajado en el Sevilla con Carlos Bilardo, el más grande del mundo, le guste a quien le guste

Me tiraron debajo de un puente, me criticaban porque venía del ascenso. Nunca di una nota mientras fui ayudante de Maradona. Si insulté después del 1-0 a Uruguay fue porque soy así, sanguíneo

Diego necesita como ayudante de campo un hombre leal y sabio

Ahora, el que reemplaza a Lemme, es el Negro Héctor Enrique, que esta junto con la delegación argentina en España, a la espera del amistoso del amistoso del Sábado. Más adelante se verá si Fernando Gamboa o el Turco Mohamed se suman al Cuerpo Técnico

A todo o nada

ArgPer

Es ahora o nunca. Argentina tiene que ganar si o si para seguir con chances de clasificar al Mundial de Sudáfrica del año que viene. Aparecen por primera vez con Maradona al mando de la Albiceleste Pablo Aimar, Emiliano Insúa, Gonzalo Higuaín y Enzo Pérez (este último de forma oficial). De otro lado estará Perú, el último equipo de la tabla, ya sin chances de nada desde hace varias fechas atrás.

Al mismo tiempo que la Selección, se disputarán otros tres partidos, fundamentales para saber quienes clasifican y quienes juegan repechaje: Colombia-Chile, Ecuador-Uruguay y Venezuela-Paraguay.

Los Titulares:

Arg Peru Form

No hay tiempo para más análisis, Argentina debe ganar.

El partido arranca a las 19, con transmisión de Canal 13. El árbitro será el boliviano René Ortubé, quien disputará su ultimo partido como árbitro internacional.

Rosario siempre está cerca

El Gigante de Arroyito, con chances de recibir a Brasil

El Gigante de Arroyito, con chances de recibir a Brasil

Sí, Rosario siempre estuvo cerca. Y ahora lo está más que nunca para la Selección, luego de que la AFA aprobara las instalaciones de Rosario Central para un posible partido por Eliminatorias. Ahora sólo falta que la FIFA envíe a sus inspectores para que revisen el Gigante de Arroyito y le den el visto bueno final. Pero la pregunta del millón es otra: ¿Cuáles son las posibilidades reales que Argentina-Brasil se juegue en Central?

La idea de mudarse del Monumental en la previa del partido con Colombia, cuando la cancha de River mostraba un aspecto lamentable debido a los recitales de Jonas Brothers y Los Piojos. Y todo se desbandó luego de las declaraciones de Maradona y el consiguiente pedido de los resultados del psicofísico del DT de la Selección por parte de la dirigencia de River. A partir de ahí, la relación entre ambos se quebró.

Esa posibilidad de Rosario, que había comenzado como una amenaza a la gente de River para mejorar las instalaciones, de a poco va tomando forma. Los jugadores y cuerpo técnico están de acuerdo en jugar en el interior, de poder brindarle la posibilidad a la gente que no puede viajar a Buenos Aires, de ver partidos de la Selección. Pero también esta el punto de vista de los patrocinantes, que deberán trasladarse a Rosario, en este caso y de la AFA, que perderá algunos billetes, ya que la capacidad del estadio de Central, es menor a la del Monumental, y en este partido en particular, tendrán más entradas de protocolo que lo normal.

Es una lástima que se haya llegado al debate de cambiar de sede en estas circunstancias. Como ya lo planteamos anteriormente, la gente del interior merece tener la posibilidad de ver los partidos de la Selección en vivo, sin la necesidad de viajar a Buenos Aires o poner Canal 7. En un momento complicado de la Selección, las diferencias entre dirigentes y cuerpo técnico lo único que hacen es agravar esta situación. Tristes fueron las declaraciones de Enrique Merelas, que no solo no aportan nada, sino que generan más resquemor y problemas.

Todavía falta mucho para el 5 de Septiembre y el Gigante de Arroyito tiene muchas chances de recibir a Argentina y a Brasil. Ojalá que en este tiempo podamos zanjar las diferencias que hay y que, de una vez por todas, podamos sacar el pasaje a Sudáfrica


La foto pertenece a canchallena.com

El equipo de Messi

Lío sale a gritar el primero

Lío sale a gritar el primero

La victoria ante Venezuela por 4 a 0 del pasado sábado dejó muchas convicciones, pero una en particular: la importancia de Lionel Messi en la Selección. Desde algunos años hacia acá. El equipo se formaba alrededor de Riquelme, y jugaba a su imagen y semejanza. Mucho control de pelota, horizontalidad, pausa, esperando el momento justo para penetrar la defensa rival. Este estilo de juego, totalmente opuesto al que desarrolla el Barcelona, hacía que Messi no se sintiera del todo cómodo, sin lugar para desequilibrar con su gambeta y velocidad.

Con la renuncia de Román a la albiceleste, Maradona apostó por jugar al “estilo Pulga”: recuperación en mitad de cancha, rápido traslado hacia los puntas y definición punzante de Messi, Tévez o Agüero. Esta forma de jugar es la que mejor le cae al crack rosarino, quien no solo heredó de Riquelme la camiseta número 10, sino también la capacidad de imponer un estilo propio al juego de la selección argentina.

El 10 del Diez

El 10 del Diez

Tal como tiene acostumbrados a los seguidores culés, Messi hizo varios desparramos en la defensa venezolana. El primer gol fue una muestra, comenzado por Zanetti por la izquierda luego de un recupero, pase al Pulga que jugó rápido con Tévez, quien hizo una pequeña pausa y lo habilitó nuvamente a Messi para que defina desde la derecha al palo más lejano del arquero. Una típica definición messiana. También el segundo gol fue provocado por Messi, quien desbordó por derecha a dos defensores de la Vinotinto y mandó el centro para que el Apache la empujara con el arco vacío. Sobre el final, se mandó dos apiladas impresionantes: en la primera eligió dársela a Milito y en la segunda casi hace un gol antológico, pero se le fue apenas afuera por el segundo palo, luego de haber arrancado desde mitad de cancha, eludiendo a cuanto rival se le cruzara por el camino y con un caño incluido en el área rival y a toda velocidad.

Si bien Venezuela es un equipo de bajo nivel y no es medida justa para esta Argentina, el nivel del equipo y el resultado final hacen pensar que los dirigidos por Maradona van por un buen camino. La apuesta de rodear a Messi de jugadores rápidos y de buen pie le funcionó al seleccionado nacional, que ahora deberá viajar a Bolivia para jugar en los 3.600 metros de la altura de La Paz, donde la Argentina ganó la última vez, con José Pekerman en el banco.

 

Las fotos pertenecen a Olé y a LioMessi.org